Historias vividas (ayer)


Manuscrito de la capilla de San Sebastián




Memoria
o noticias interesantes
tanto en lo que respecta a la Capilla
de San Sebastián
como a otros varios acontecimiento remarcables
a fin de que los habitantes del Rochas puedan ver
en el futuro lo que pasó en nuestro pueblo

Hecha en el año 1864 por el procurador
De la mencionada capilla, Allizond Laurent


Fundación de la capilla de San Sebastián

En el año de 1564, la peste u otra enfermedad contagiosa hacía estragos en Millaures. Fue entonces que Antoine Rochas y André su hermano hicieron votos o promesa de hacer construir una capilla dedicada a San Sebastián en el pueblo del Rochas, caserío de Millaures; con el fin de que Dios los preservase a ellos y a su familia del flagelo de la peste. Lo que el buen Dios hizo. Etc…..Vea el resto en el antiguo libro de la capilla. La capilla fue construida en 1675 con la ayuda de todos los habitantes del pueblo.

Fondos  para  las misas

En 1714, el señor Dominique Rochas, cura capellán de Deveys, caserío de Exiles, por testamento recibido por el señor Deyme, notario de Salbertrand, dio y legó la suma de 55 escudos que hacen 175 libras, a la capilla de San Sebastián, erigida en el pueblo del Rochas, caserío de Millaures, para ser empleada en hacer celebrar anualmente y a perpetuidad, todos los años, 12 misas que serán celebradas en la dicha capilla de San Sebastián.
Su grandeza, Monseñor  Vincent Forzani, Pío obispo de Susa, en su visita pastoral del 16 de julio del año 1843, viendo que la renta del capital de 175 libras no era suficiente para hacer decir todas estas misas, las redujo a cinco y según la costumbre, la misa del día de la fiesta la hace celebrar el pueblo.
Actualmente se celebran seis misas por año en la dicha  capilla,  tazadas al precio de dos francos cada una. Etc….

 
Noticia

En 1836 en la noche del cuatro de febrero a las 4 horas de la mañana una terrible avalancha iniciada en medio del bosque de la Côte destruyó tres casas en la parte del Levante de nuestro pueblo, a saber, la casa de Jean Antoine Allizond, la de André Allemand y la de Clément Tournou que estaba situada en el sitio llamado la Viasse y  que ha sido demolida  desde esta época.

Bendición de la  nueva campana en 1863

Pesa 100kg
La nueva campana, así como la cruz que remata el campanario, fueron bendecidas por monseñor Benoit  Clovis, cura de esta parroquia, el veintiséis de julio de 1863, día domingo. André Allemand, hijo del difunto André y de Medial  Cécile, que vive en París desde hace diez años, en ocasión de un viaje a la región, fue el padrino de la susodicha campana. Etc….Y Allizond Joséphine, hija de Laurent, procurador de la capilla, y de Catherine  Louise Tournoud de los Royères, su madre, fue la madrina.


Leemos en el manuscrito de Alexandre Guiffre los artículos siguientes

En el año de gracia de 1703 Monseñor, el arzobispo de Turín, vino a administrar el Santo sacramento de la confirmación el 14 del mes de mayo a Bardonêche donde se reunieron todas las comunas circunvecinas.

El mismo año y alrededor  de la fecha de San Miguel, el príncipe de Piamonte declaró la guerra al rey de Francia e hizo secuestrar los bienes de los  mercaderes franceses que estaban en su provincia; consecuentemente, los franceses hicieron lo mismo en Francia. Renunciando a su príncipe, (los comerciantes se aliaron con Francia salvo Momilland que sostuvo al príncipe hasta el final del año 1705.

El año posterior a 1704, los alemanes tomaron Chaumon  a finales del mes de marzo, por  lo que  los campesinos de todos los valles, a saber Oulx, Sesane y Bardonêche, se fueron a Exiles para defenderse valientemente.

El mismo año, el veinticuatro de abril, llegaron dos regimientos de soldados a Bardonêche con cantidad de campesinos de la zona del Briançon llevando las armas, por lo cual fue necesario que los campesinos durmieran  hasta las dos, los del valle de Bardonêche hicieron lo mismo salvo los de la comunidad de Beaulard que se fueron a Exilles. Entonces reunidos todos en Bardonêche, nos ha hecho falta dormir hasta dos horas después de medianoche,  cuando nos han hecho tomar las armas y organizaron destacamentos por cada comunidad; a saber, cuarenta hombres de Millaures y otro tanto de las otras parroquias en proporción, para partir a las tres para pasar la montaña de la Rot. El señor Chinaudand se hizo llevar en silla y lo mismo el señor Dardier, gobernador de Briançon; el señor Desiéné y el señor Barbier fueron a comandar a los campesinos.

En el año 1706, sucedió que la avalancha que se desprendió del  borde superior de la Brouë tiró abajo dos edificios en la Broue, a saber, el edificio de los herederos del difunto Laurent y los de Noë Guiffre, y entró en henal de Pierre Medail hijo del difunto André, pero no teniendo fuerza suficiente no produjo daños, pasó por detrás de la casa de Simon Medail y se detuvo en lo de Gabrièle  Blanc: la avalancha llegó el sábado, segundo día del año 1706 Y el mismo año, el día domingo, en  Rochemolles, otra avalancha ha aplastado hasta 50 casas, muriendo doce personas y cantidad de animales.

En los  años 1704, 1705, 1706 hemos ido a hacer guardia al valle de Saint Martin, al pueblo llamado Prali. y al pueblo llamado Pomade y a Perous. En el año 1705 hicieron construir un fuerte llamado fuerte Louis en ese dicho valle de Saint Martin. Fue necesario entonces que permaneciéramos todavía haciendo guardia. En el año 1704 pudimos  aflojar la guardia 3 ó 4 meses del invierno pero ni un día en el año 1705.
En el año 1706, el octavo día del mes de mayo el trigo  de la Bérarde comenzaba  a dar espigas y se vendía  a cinco libras cinco soles el sétier (antigua medida de capacidad. N.T.).


En el año 1705, en los últimos días del año y los primeros días del año 1706, cayó una gran cantidad de nieve lo que hizo necesario que limpiáramos la nieve de todos los edificios, y el mismo año de 1705, cerca del día de Todos los Santos, se produjo un aluvión de agua tan grande que se llevó todos los puentes del riacho, aún en las tierras bajas,se llevó incluso aldeas y pueblos en  los cuales perecieron ahogadas hasta cuarenta y cinco mil almas, sin contar un campamento de soldados franceses de tres mil hombres, todos ahogados. Dios los bendiga..

En el año 1708, el 30 de julio, el Duque de Saboya entró en la región con un fuerte ejército tanto de sus tropas como de otras, a saber, alemanes, brandeburgueses, húsares y los  barbes que vinieron a acampar en el llano de Bardonêche; el saqueo duró tres días de tal manera que fue necesario dejar las casas y ganar los bosques o el campo. De manera que en el pueblo del Rochas sólo quedaron tres personas, a saber, la mujer de Simon Medail, que estaba impedida, y un joven, hijo de Sebastián Allizond que también estaba impedido y la mujer de Jean Baptiste Blanc que habitaba en lo de su sobrina, la viuda de Michel Reuil. Fueron registrados más de veinte veces y aún desvestidos,  y se les llevaron  su ropa. De manera que sólo se quedaron los que no podían escapar; los otros se fueron a refugiar en los bosques y en el campo. Allemand detrás de los “sèle”(¿?) los otros a la entrada de la villa de Rochemolles, salvo Blaise Allemand, Jean Rochas y yo, Joseph Guiffre,  que nos fuimos hacia arriba de los Clots  con nuestro botín, animales y nuestros bártulos. Nos quedamos allí hasta el viernes en que los alemanes y otros, como un gran destacamento del ejército, entraron en los pueblos y aún en los bosques saqueando y asolando de manera que no quedaron más que siete casas y ni una puerta sin abrir o romper, habiendo robado en las casas y en los bosques cantidad de botín y animales; algunos que se habían retirado al campo, se fueron a quejar al Duque de Saboya quien ante sus quejas hizo devolver los animales que se pudieron reconocer: a saber,  Jean Medail, hijo del difunto Simon, volvió a reconocer su mula, Blais Allemand reconoció un par de vacas, Michel Guiffre, mi hermano, reconoció su borrica, mientras que el resto se perdió: los muebles, ropa de cama y otras cosas, incluso gruesas sumas de dinero y gran cantidad de grano, sin enumerar los campos de heno y los huertos de habas y repollos que todos los días eran saqueados porque había orden de tomar paja, heno, cebada y centeno sin reclamárseles nada ni ser castigados.

En 1708, cerca del día de Saint Catherine, hubo un gran temblor de tierra que hizo desaparecer una fuente en el lugar llamado Fontaine Laurent que era bastante fuerte.

En 1711, los franceses vinieron a levantar un campamento en Oulx y pasaron por el paso de la Rot. Nos hicieron grandes pedidos de heno, de paja y de leña y nos hicieron hacer un depósito de heno más allá del puente de los Royères, otro para la paja, en los prados de los Blanc y para la leña, en  Oulx.

En  1712, las mismas disposiciones y la guardia que ya habíamos tenido,  se acercaron nuevamente al depósito y después de habernos hecho proveerlos de todo,  se fueron de allí. En ese año de 1712, después de retirarse los franceses, los alemanes vinieron a hacer una visita. Revisaron graneros, habitaciones y los  lugares más retirados, para establecer el número de vacas, corderos, mulas y burros. Evaluaron luego la cantidad de forraje que encontraron, a cuatro Kreutzer (antigua moneda austríaca y alemana) para cada bestia y como el número de bestias sobrepasó la cantidad de forraje, nos hicieron abastecerlos  de paja.

En 1713, el nueve del mes de abril, en el día de ramos, se nos anunció una rendición de armas para el 12 del presente mes y hasta nueva orden, poniendo fin de esta manera a todas las prohibiciones  que se  nos habían impuesto  sobre el comercio con Francia y se nos advirtió que  aquellos que quisiesen ir a Francia para ejercer el mencionado comercio entre el Piamonte y Francia,  debían ir a sacar los certificados.
 
En 1713, el 31 del mes de marzo, sábado santo, el fuego quemó seis casas en Bardoneiche y también, el mismo año, al día siguiente de las fiestas de Pascuas, cuando todo el mundo estaba en la feria de Oulx, el fuego estalló otra vez en Bardonêche y nuevamente quemó una casa; en el mismo año, durante la semana santa, el fuego se encendió tres veces en el mismo burgo. Dios quiera guardarnos de la desgracia.

En el año 1719, en el mes de marzo, cuando florecían los cerezos, el día de Ramos, el dos de abril, los jóvenes llevaban ramas de cerezo cargadas de flores.

En 1857, el 14 de noviembre comenzó la famosa perforación de los Alpes. Poco tiempo antes nuestro augusto rey Víctor Manuel II y su alteza imperial, el príncipe Napoleón, primo del emperador Napoleón III se reunieron del lado de Modane para encender el fuego de los primeros explosivos. Desde esta época, se trabajó con la mayor energía en la construcción de los compresores, los talleres y todos los otros edificios. Etc…..

En 1864, en la noche del 14 de junio, el fuego estalló en un henal de Bardonêche y quemó diez casas pese a la lluvia y el gran número de obreros de la perforación de los Alpes y las bombas de la dirección que conjuntamente con la población de las comunas vecinas que volaron en socorro de estos pobres habitantes.

1651. Leemos en el manuscrito de Jean Baptiste Faure
que en 1651, el 4 de mayo, dejó sus funciones en Gap para socorrer a los quemados del Rochas. En otro artículo leemos que hicieron hacer colectas para el auxilio de esta gente. Según lo que escuchamos decir a los viejos, el pueblo del Rochas debe de haberse quemado todo a excepción de una “fougagne” al poniente del pueblo, es decir, de una pequeña casa construida enteramente en piedra. Etc….

En 1865  el colera Morbus se declaró en Bardonêche a comienzos de octubre,  y en el término de dos meses y pese a las grandes precauciones tomadas por  las autoridades, hubo 200 víctimas, a saber, dos tercios de los obreros de la perforación de los Alpes y un tercio de los habitantes de Bardonêche; no hubo ningún caso de esta enfermedad en las localidades vecinas. El señor cura  Masset de Rochas, que reemplazó al señor Benoît Ambrois Clovis, reverendo cura de Millaures, y que era en esta ocasión vicario de Bardonêche, mostró un gran celo para llevar los auxilios de la Religión a los enfermos y velar los muertos durante la noche y a toda hora sin haber sufrido contagio.

En el año 1860, murió en Oulx André Allizond , doctor en teología y abogado. Después de haber estudiado tres años en el gran seminario de Susa, estudió a continuación cinco años en el gran seminario de Turín donde obtuvo el grado de doctor en teología en la universidad y luego pudo dar misa. A partir de entonces, fue nombrado miembro de la academia Real de Superga donde estudió 4 años y al mismo tiempo obtuvo el grado de abogado de la Universidad de Turín. A partir de entonces, fue nombrado provisoriamente cura de Oulx y director del College Royal de Oulx donde murió el 8 de marzo de 1860. Había nacido en una casita de los Geneys en 1822, hijo de Allizond Jean Antoine de Millaures, propietario en el pueblo del Rochas; se dedicó siempre al bien y el honor del país. Etc….

En el año 1865, el 29 de julio, el señor Benoît Clovis Ambroise de Bardonêche, reverendo cura de nuestra parroquia, murió después de haber servido a la parroquia de Millaures  39 años. Etc….

Es en 1712, el 21 de marzo, nuestros ancestros han hecho voto en acta de hacer todos los años, el tercer jueves de cuaresma, la fiesta de San Roc con  procesión solemne para que San Roc los preservase de la peste y de toda otra enfermedad contagiosa. El primer año, han hecho una  procesión pasando por Saint Anne, por St. André y St. Jacques, por Nuestra Señora de las Nieves en San Sebastián y en fin, por todas las capillas de la parroquia. No habiéndose podido hacer la susodicha procesión el día de la celebración de la fiesta, fue postergada para el 9 de abril. La copia del acta está entre los papeles de la parroquia.

En 1865 y 1866 tuvimos la mensura general. El nombrado señor Vignoli de Valenza, cerca de Alessandrie, hábil geómetra, trabajó en el mapa y en el nuevo catastro de esta comuna con dos asistentes: el primero, llamado Joseph de Cavour, el segundo, llamado Maximien de la Navalèze. Ellos se alojaron durante 5 meses cada año  y estuvieron en nuestro pueblo, en casa de quien escribe, Laurent Allizond, “indicateur” (asistente comunal que establece las partidas económicas .Nota de la versión italiana) comunal. En 1867, un geómetra llamado señor Costa, de Turín, fue enviado para terminar las operaciones del nuevo catastro en nuestra comuna y el señor Vignoli fue enviado del lado de Césane.

En 1867, tuvimos la misión en Bardonêche que duró 3 semanas; el cierre de la misión tuvo lugar el domingo de la Pasión, 7 de abril. Había tres sabios misioneros: a saber,  uno de Turín y los otros dos saboyanos. El teólogo Borelli predicó en piamontés a las cuatro de la mañana para los obreros de la perforación de los Alpes muy numerosos en ese momento; el padre Favier de Valloire, pueblo del paso, de 36 años de edad y el más elocuente, predicó a las 10 de la mañana y el padre Emeri, de  32 años, cura de los alrededores de St. Jean de Arve, predicó a las 4 de la tarde. El último domingo, toda la población de los alrededores se reunió en la iglesia de Bardonêche; en lo que era  una inmensa  multitud; a las tres de la tarde fuimos en procesión  para la bendición de la cruz en el nuevo cementerio de Bardonêche. Allí, el padre Emery bendijo la cruz así como cada objeto que cada uno presentaba en sus manos; luego, el padre Favier subió a un pedestal más alto y dio un discurso muy emotivo y elocuente sobre el misterio de la cruz. Y
en 1865, el 16 de julio, después de la interrupción de la corte de casación de Milán, la corte  dio una sentencia definitiva en el proceso del bosque de Pineas contra Beaulard que llevaba ya más de cuatrocientos años; dicha sentencia acuerda a Millaures el derecho de servicio para el pastoreo, los animales, la leña para calefaccionar y la madera para la construcción, tal como ya se nos había acordado por sentencia del tribunal de Susa y la de la corte de apelación de Turín. Etc…

En 1867, el 29 de julio, casi todos los hombres de Rochas y de los Gleises mantuvieron las vacas en Jeansul para conservar la posesión de la dehesa; allí brindamos todos juntos y bebimos para gran fastidio de los habitantes de la Suppas. Etc…

El mismo año, entre el 22 y 23 de mayo, la helada produjo un considerable perjuicio al heno y a los trigales que habían tenido un buen comienzo. Las aguas estaban congeladas como en el mes de enero.

En 1867, el 9 de diciembre hacia las 7 u 8 de la noche, dos casas de la montaña de los  Horres fueron incendiadas por los obreros de la perforación de los Alpes que venían a escondidas desde el bosque. Las casas son, una de Heoude André , hijo del difunto Benoit, y la otra de Gendre Hyppolitte,  hijo del difunto Jean. Los obreros, que actualmente son 1800, sin contar todos los jefes, benefician al comercio de la región pero ellos también hacen un gran mal allí. Roban todo lo que pueden en el campo.

En 1868, en el curso del mes de abril, la casa de Gendre Benoît, posadero en la montaña de Horres, fue incendiada por los obreros de la perforación de los Alpes hacia las 8 de la noche. El obtuvo de la compañía  2000 francos o más  por el incendio. Etc…. En el mismo año, en la noche del 20 de agosto, el reverendo cura de Bardonêche fue asesinado en su habitación. Pese a todos los trámites de la justicia, no se ha podido aún descubrir al autor de este gran crimen. Se le han rendido honores fúnebres con la mayor pompa. Como se trataba de un día domingo, asistió  una parte de la población de los alrededores. Este buen cura se llamaba Joseph Vachet, nativo de los Arnauds, de 77 años de edad. Había sido sargento furriel en el ejército de Napoleón I. Fue él quien hizo construir y ornamentar la bella iglesia de Bardonêche, el presbiterio y el cementerio, y con la ayuda del señor cura Valéré de Mélzet , que era entonces vicario, hizo reparar todas las capillas y compró el órgano. Etc….

Igualmente, el 10 y el 17 de agosto, dos tempestades provocaron un gran daño en los campos trabajados. Felizmente, el sector de la parte del frente de los Rochas y el de la parte baja de la Broue, fueron sembrados. Las mismas tormentas causaron un gran daño en Bardonêche.

Al comienzo del mes de mayo del mismo año, el gobierno de Italia envió 50 oficiales con todo un regimiento salido de la academia para trazar el mapa militar de los dos valles de Césane y Bardonêche. Tres se alojaron en mi casa en el mes de agosto, con sus soldados y sus guías.

El 26 de julio de 1868 fuimos trasladados a Jeansul con todos los rebaños de Millaures bajo la dirección de los señores Jean-Michel Guiffre, síndico, y el caballero y capellán Garnier, para conservar nuestros derechos al pastoreo.

Esa primavera, un  sujeto malvado de Beaulard llamado Pierre Joseph Defazey, síndico, para provocar daño a Millaures hizo talar el pequeño bosque,  debajo de Côte Longe; pese a toda la oposición de nuestra comuna la cuestión  está todavía en proceso; no sabemos que resultará de ello. Etc….

Todavía el mismo año, Guiffre André Joachim  vendió todos sus bienes para ir a América con toda su familia para reunirse con su cuñado, André Tournour, que estaba allí también con su familia desde hacía dos años; partió de Génova el 7 de octubre. Varias familias de Beaullard han emigrado ya; van todas a la colonia de San José entre el Ríos y el Uruguay. Etc….

El día de Todos los Santos de 1868, el nuevo Cura de Bardonêche hizo su entrada triunfal. Es uno llamado Tournoud Jean Baptiste  del Puy de Beaulard.

Nos encontramos en un momento muy agobiados por todo tipo de imposiciones; la sal está a 65 céntimos el kilo. No vemos moneda en metálico, no tenemos más que billetes de banco y de todos los negociantes de los alrededores. Desde el primero de enero de 1869, el gobierno ha establecido un  impuesto sobre los molinos para pagar las deudas del Estado y para retirar los billetes de la Banca (finalmente, nosotros estábamos mucho mejor cuando no teníamos más que el pequeño Piamonte, la Saboya y Niza) por el acuerdo entre Francia e Italia: Francia da 19 millones a Italia para ayudarla a terminar la perforación de los Alpes, a condición de que todo se termine en 1871, el 31 de diciembre, pero si en esta época la perforación no ha sido completamente terminada, Italia está obligada a reembolsar los 19 millones y pagar a Francia por la demora.

En 1869, el 7 de agosto, hemos inspeccionado el bosque de la Pineas, primero para decidir si la zona bajo la Côte Longue, que Beaulard hizo cortar pese a la oposición de Millaures, es parte del bosque de los Pineas o no. Y para ello, el abogado y procurador de cada interesado se reunieron  allí, cada uno con un geómetra y un experto nombrado por el  tribunal de Susa. En fin, eran ocho, unos de Susa y otros de Turín. La primera decisión se tomó en la montaña de la Suppa. Allí, el experto dio lectura a un certificado de la subprefectura de Susa que establecía los confines precisos del bosque de los Pineas: limitaba al poniente con el arroyo Périlleux, al mediodía, partiendo del risco Perilleux en línea recta hasta el risco de los Constans,  comenzando en el borde de la Rousse y siguiendo los terrenos cultivados de los habitantes de Beaulard,  el risco de los Constans al levante y la montaña de Jafferau, debajo. Etc….

Según tales límites, se decidió  que el sector de Côte Longue era parte del bosque, sin otro problema. Allí, los señores que vinieron de Bardonêche esa mañana, pidieron almorzar;  luego, nosotros partimos para visitar todo el bosque.  Para ver si había todavía bastante vegetación para los hogares de los habitantes de Millaures y los pueblos del Beaulard que tienen derecho de servirse allí, y para ver al mismo tiempo cuantos años hacían falta para tener una vegetación madura. Sobre la cima de la Brousse, después de haber discutido profundamente, se decidió hacer mensurar el bosque y levantar el mapa del mismo descontando los sectores de los campos cultivados por los habitantes de Millaures. De allí, partimos para ir a comer sobre el Clot de Les Teppas, entre administradores y conductores de cabalgaduras. Etc….Entre unos y otros, éramos treinta para comer. Las vituallas se pusieron a partes iguales. En esta ocasión, Millaures se distinguió. Etc….
Un mes más tarde, tuvo lugar la mensuración del bosque de los Pineas y de todas sus partes. La mensura fue ejecutada por un señor nombrado en el bosque de Sesane, empleado en el  cuerpo de ingenieros civiles de la ciudad de Susa, por un experto nombrado por el tribunal junto con el señor Costa, geómetra de Turín, por Millaures, y el señor Molina, de Oulx, por Beaulard. Esto duró de 15 a 20 días.  Yo les dejo para pensar si con todo esto no hay  grandes gastos para pagar, con un proceso que dura desde hace más de 400 años. . En esto estamos, esperando una sentencia favorable para Millaures.  Los que vendrán después de nosotros no pueden hacerse una idea de los gastos, de los trámites y de las tribulaciones que tan largo proceso  ocasionó. Si Dios quiere, esperamos ver pronto el final.  Lean como puedan porque yo voy escribiendo estas cuatro palabras siempre a la luz del farol. Allizond Laurent.

El 24 de noviembre de 1869, el Señor Caballero, el capellán Garnier murió y fue enterrado el 25 con todos los honores posibles.  Fue muy sentido a causa del gran interés que se tomaba en la administración de la comuna. Era el primer asesor y conciliador.

Se llamaba Louis Garnier, de 65 años, hijo del difunto Hyppolithe del pueblo de los Gleises, capellán del primer regimiento de infantería, se había retirado en su casa con una pensión de 1400 francos, con dos medallas de las campañas que había hecho. La medalla al valor, con 100 por año, que había ganado en la gran batalla de Solferino, el 25 de junio, en Lombardía.  Después de haberse retirado del servicio militar, recibió la cruz de caballero. Etc….

El 4 de octubre de 1869, día de Santa Bárbara, por haberse terminado la mitad de la perforación del lado de Bardonêche, los obreros hicieron tres días de fiesta. Y para vengarse por los tiros de fusil que habían recibido al robar la madera de nuestros cercados de prados silvestres, amenazaron con incendiar los pueblos de Gleises y de Rochas. Estuvimos obligados a hacer guardia armada durante estos tres días de fiesta. Etc….

En 1871, tuvimos una gran sequía y una epidemia en las vacas y los corderos que nos trajo gran perjuicio. Atacaba a la garganta y a los pies, lo que hizo perder toda la leche a las vacas.

En 1871, el 25 de diciembre a medianoche tuvo lugar el encuentro de la famosa perforación de los Alpes, que resultó un éxito. En esta ocasión, gran número de coches a cuatro caballos cargados de grandes personajes se reunieron allí.
 En esta ocasión, tuvimos tres días de fiesta. Los obreros del lado de Modane vinieron a pasar la fiesta a Bardonêche con su banda de música a la cabeza. Un gran banquete en el depósito principal fue ofrecido por los Señores directores  de las obras, quienes poco tiempo antes habían recibido la cruz de caballero, y el señor y caballero Borelli, primer jefe de la dirección del lado de Bardonêche, quien recibió el título de comandante. Desde  todos lados se veía flamear la bandera de Italia y en la boca de la galería, flameaban las banderas de Francia y de Italia.

El 28 de mayo de 1871, día de Pentecostés, un intenso frío con un poco de nieve causó un mal considerable a los trigales que estaban en plena floración y que lucían bellamente, desde el nivel de los Gleises para arriba. Tuvimos abundante y alta  paja pero muy poco grano. Etc….

El 28 de julio de 1871, la municipalidad de Bardonêche hizo celebrar un servicio fúnebre solemne por el reposo del alma del señor comandante Germain Somelier de Saint Joire, en Saboya, en el Faucinis, en reconocimiento de los buenos servicios que rindió a nuestro valle dirigiendo tan bien los grandes  trabajos de la perforación de los Alpes. El clero y los funcionarios municipales del cantón, asistieron a esta fiesta religiosa. El Señor Somelier era bien conocido por ser el primer ingeniero mecánico de Europa y  porque sin los compresores y las máquinas hidráulicas que él mismo inventó, esta larga galería hubiese sido imposible. Los principales jefes de las direcciones de Modane y de Bardonêche fueron a St. Joire para asistir a los funerales del Sr. Somelier cuya pérdida fue tan sentida. Murió el 4 de julio después de 6 días de enfermedad y con el sentimiento de no ver esta galería completamente terminada. Etc.  

El 17 de septiembre de 1871 tuvo lugar la inauguración de la vía férrea de los Alpes. Era un día domingo. Nuestro valle no había visto nunca una fiesta tan grande. Se había construido sobre el terraplén de la galería un salón de 250 metros de largo con cocinas todo a lo largo de la parte trasera. Esta sala estaba totalmente  tapizada con elegancia. Se veía flamear la bandera francesa al lado de la bandera italiana. 50 cocineros con un gran número de mozos para el servicio de mesa vinieron de Milán, Turín y de Alexandria. 250 carabineros habían llegado la víspera para guardar el orden en ese gentío, con 22 artilleros con 5 piezas de cañón para saludar la llegada y la partida de mil grandes personajes invitados al gran banquete de ese día.
El gran tren  de representantes de Italia llegó a la estación de Bardonêche a las 10 de la mañana con la banda de la guardia nacional de Turín a la cabeza. Luego partieron para Modane al encuentro de los representantes de Francia. Un trofeo de banderas de los dos países fue colocado a la cabeza del tren.
A la una de la tarde, el tren llegó a Modane. Enseguida, todos se dirigieron hacia el comedor.  El desfile de estos grandes hombres, casi todos condecorados y todos de traje negro. Algunos iban acompañados por jóvenes damas con importantes bouquets en la mano. Hacia el final de la comida, un ministro francés pronunció un discurso. Luego, un  ministro italiano respondíó con otro discurso. La banda de la guardia nacional de Turín tocó, en el intervalo, elegantes piezas de música. La partida fue a las cinco de la tarde. Las comidas duraron 3 días. Etc….

Ahora hablemos un poco del señor Medail de Bardonêche. El señor  Medail Joseph, hijo del difunto François de Bardonêche fue el principal promotor del túnel de los Alpes. Fue él quien presentó el proyecto a Carlos Alberto en Turín, y quien hizo todos los trámites posibles para comprometerlo para establecer una comunicación con Francia para incrementar un poco más el comercio en nuestro pequeño Piamonte que ahora está unido al resto de Italia. Sin él, no se habría pensado jamás en hacer algún trabajo en nuestro pequeño valle. El señor Medail, que entonces vivía en Lyon donde se había hecho construir una bella casa, vino a morir en Susa, en lo del señor abogado Genin, su cuñado.  Sus últimos votos fueron para su país. El señor comendador de los Ambrois de Oulx, que ahora es presidente del Consejo de Estado en Roma y que  era entonces ministro de obras públicas, hizo aprobar el proyecto del señor Medail y enseguida hizo hacer los estudios de la traza de la perforación que, sin él, tal vez no habría podido ser hecha todavía. Etc….La administración de Bardonêche destinó 100 francos y ha abierto una suscripción para levantar un monumento a la memoria del señor Medail. No sabemos todavía lo que se hará.

En 1870, el 22 de septiembre, un cuerpo del ejército de Víctor Manuel II tomó la ciudad de Roma. En 6 horas, hicieron prisionero a todo el ejército del Papa Pío IX. Se completó ese día la unión y la independencia de Italia que hasta entonces estaba dividida en pequeños estados. En 1871, el 2 de julio, la capital, que poco antes había sido trasladada de Turín a Florencia, fue establecida finalmente en Roma. En 1871 en el transcurso del mes de octubre, un ingeniero fue enviado por el gobierno para hacer trazar el plan de una ruta para coches que pasara por el paso de la Echelle. Ahora, se discute el proyecto de hacer allí una vía férrea para establecer una comunicación con el sur de Francia y  hacer el enlace con Bardonêche, lo que sería de gran beneficio para nuestro valle; pero no sabemos todavía si será aprobado.
Era bien diferente en el tiempo en que existía un gran lago en Bardonêche que vertía sus aguas junto a las casas de Bersac y que fue desagotado por los sarracenos en el lugar que se llama Roche Tallia. La pólvora no había sido inventada todavía. Se hizo saltar la roca con fuego, sal y vinagre, según nos contaban los ancianos de la región. Etc….

En 1870, hacia el comienzo del mes de agosto, estalló una terrible guerra entre Francia y Prusia que causó la derrota de Napoleón III, emperador de los franceses, y pérdidas considerables para Francia. Luego, la revolución que desató grandes actos de barbarie o desastres en la ciudad de París. Etc….Pero  es muy largo leer la historia.

 El mismo año, el príncipe Amadeo, segundo hijo de nuestro rey Víctor  Manuel II, aceptó la corona de España.

En 1872, construimos la casa comunal. Hasta nuestra época, los archivos y las asambleas estuvieron siempre en la casa parroquial. Etc….
El mismo año, la vía férrea hizo que los animales se hicieran muy caros. El precio ordinario de las vacas que es de 200 a 300# , se incremento a 500 a 600# y  un ternero de 6 meses  se vendió a 120 a 150#, las ovejas, de 25 a 40#.  Todo va a Francia. La manteca se vende hasta a 2# y 50 céntimos el kilo. Pagamos la sal de cocina a 53 céntimos el kilo. Pagamos 12# el quintal de sal para los animales. En Francia, la sal se vende a 18 céntimos el kilo, lo que provoca el contrabando.

 
N.B. Leemos además en el manuscrito de Alexandre Guiffre lo que sigue

En el año 1771, el 16 de diciembre, se incendiaron 43 casas en Rochemolles.
En el año 1794, los franceses entraron en la región con un fuerte ejército: nos  fue necesario pagar el impuesto el nueve y el diez de mayo. La mitad del ejército que entró entre el veinticuatro y el veinticinco, nos dio libertad para ir y venir de los Altos Alpes sin ningún impedimento. La pinta de vino a 24 “sous” (antigua fracción monetaria de Francia)  , el aguardiente (“eau de vie”), a dos libras la libra, los huevos, a una libra la docena, la manteca, a quince sous la libra, el pan blanco a ocho sous la libra, el pan de centeno a cinco sous.. Hemos pagado la sal hasta quince sous la libra; más el vino, hasta treinta sous la garrafa en Briançon. La sal, a siete sous y medio en Briançon; los huevos, treinta sous la docena; la manteca, hasta veinticinco sous la libra, el pan blanco en Briançon quince sous la libra, el centeno, veinticuatro a treinta libras el setier.
El doce del mes de octubre, abastecimos a Millaures con veinticuatro vacas,  más una cantidad de corderos  para Bardonêche, ciento treinta para todas las comunidades; además, hemos abastecido de avena, heno, cáñamo y grano y nos han tomado catorce mulas pero las han pagado. Los muleteros han venido a tomar heno para llevar a Planpine; los otros a Oulx.  Después, nos han hecho la requisa de las armas y las espadas: a mi me han quitado la espada y los fusiles que estaban bien escondidos. Se nos ha pagado los corderos, la avena, la leña y la paja: después, el once de noviembre, se retiraron a Briançon. El obispo de Susa envió la orden de hacer las fiestas que el obispo de Pinerolo nos había suprimido. Etc….

En 1872, el 27 de diciembre, 42 personas del cantón de Bardonêche y de Beaulard, tomaron la vía férrea en la estación de Bardonêche para ir a embarcarse para América en el puerto de El Havre. Etc….


Observación

En 1874 y 1875, el Señor capellán Garnier estando retirado, y más para inmortalizar su recuerdo que para buscar el bien, comprometió a todos los particulares de los Gleises, Reuil y  Rochas para presentar demandas al gobierno: para obtener un subsidio, para  construir un edificio para  escuela,  lo que se nos acordó. Obtuvimos un subsidio de 1600 francos junto con uno de 300 francos que ya habíamos retirado.

Los habitantes del Rochas, se comprometieron a contribuir con los trabajos y suministros a condición de que la casa de la escuela fuese construida en el lugar más central para mejorar un poco la suerte de muchos alumnos; al menos no más abajo que el pueblo de los Reuils. El  mencionado capellán sin solicitar el consentimiento de los particulares del Rochas y de la Broue, hizo trazar el plano del edificio bajo la capilla de St. Andras, lo que causó grandes discusiones y que finalmente no se emprendiera nada. Cuando el señor capellán murió, se emplearon los 1800 francos en comprar dos habitaciones que él había hecho arreglar para él. El síndico y un asesor del Fressinet hicieron el acta de adquisición en el curso del mes de octubre de 1872. El asesor de los Gleises, juzgando que esto era injusto, se negó a asistir. Ahora, se trata de adecuar estas habitaciones para la escuela. Los habitantes de nuestro pueblo se rehúsan a ello totalmente, según consta en la demanda presentada ante el subprefecto de Susa y que se encuentra en el presente libro; el resto, más tarde. Etc….

En 1873, el 3 de abril, una compañía de Cazadores de los Alpes llegó a Oulx para establecer un destacamento para la defensa de los dos valles. Eran 100. Todos montañeses de Chaumont  arriba. A su llegada,  recibieron una gran acogida de parte de la población. Etc….

El mismo año, las tres últimas semanas de  la cuaresma, tuvimos en Bardonêche la misión fundada por el señor Pierre Suspice de dicho lugar. El cierre fue ayer, día de Pascua;  tres misioneros de Lyon, del convento de Santa Domingo, muy hábiles.

En 1873, como el invierno fue muy suave en las regiones bajas pero muy pesado en nuestras montañas, no se ha podido hacer hielo. Estuvieron obligados a venir a buscarlo en nuestros valles, hasta el lago de Mont Cenis. Se hizo de ello un comercio considerable: se llegó a hacer cargamentos de nieve. Etc….

En 1874, el 4 de febrero, comenzamos los trabajos de la nueva capilla de Côte Harlaud y el 5, los albañiles de nuestro pueblo colocaron la piedra fundamental. Demolimos el antiguo oratorio que estaba situado arriba del sendero, contra la roca.  La hicimos tan grande como fue posible con la intención de poder celebrar allí la santa misa.

Habiéndose suspendido los trabajos a causa del mal tiempo, dimos a André Guiffre et Joseph Simiand del Rochas el trabajo de terminar a destajo los muros y hacer el techo. El tal  André Guiffre  hizo el marco de la puerta en piedra tallada, gratis. Los habitantes del Rochas hicieron el resto de la “corvée” (1) en compensación por los trabajos voluntarios que hicieron los habitantes de los Gleises y Reuils en la escuela, y que ellos quisieron absolutamente comprar, para gran descontento de los habitantes del Rochas. Los que deseen saber el detalle de la fundación de la capilla de Notre Dame del Bonsecours deben mirar el libro que al presente tiene Medail Jean André, su primer procurador. Etc….

En 1874, el día de Todos los Santos, al momento de la gran misa, estalló el fuego en la casa de un llamado Alexis Garnier en la montaña de la Rho; y en el espacio de 3 ó 4 horas, 19 casas fueron incendiadas.

En 1874, el 4 de octubre a las 4 de la mañana, Monseñor Désambrois de Oulx murió en Roma a la edad de 67 años, muy sentido por nuestros valles. Era presidente del Consejo de Estado y presidente del Senado, condecorado con el gran cordón de la Anunziata, gran amigo del Rey. Sus ancestros eran señores de Névache. Etc.

En 1875, el 2 de julio, la capilla de Côte Harlaud fue bendecida con asistencia de toda la población de Millaures en procesión. Vea el catálogo y el libro de la dicha capilla. Etc….El mismo año, tuvimos muy bellas cosechas. La avena casi tan alta como el trigo, hasta dos metros de altura.

En 1876, el 21 de marzo, asistimos a la bendición de la capilla de Saint Benoît que Auguste Guiffré hizo construir en los Geneys en honor de su difunto padre, Benoît. La fiesta fue bella, se dio el pan bendecido, la adoración de las reliquias y varias descargas de mortero al mismo tiempo que se bendecía la cruz levantada  frente a la capilla. Etc….

En mil ochocientos setenta y ocho, en el curso del mes de mayo, hicimos el gran pilón de nuestro pueblo en piedra tallada. Este trabajo fue hecho por los talladores de piedra de nuestro pueblo. A saber, Guiffre André, hijo del difundo Jean, de Vallory Louis, hijo del difundo Jean,  Simiand Joseph, hijo del difunto Jean, con la ayuda de todos los hombres del pueblo que se dedicaron a ello cada uno según su capacidad. La capilla de San Sebastián nos donó 100 francos para ello. Como consta en las declaraciones que los habitantes del pueblo hicieron en el presente libro. Estas piedras fueron extraídas de la gran veta de Jean Sucaque, cerca del arroyo Perilleux, un poco más abajo del sendero de Côte Longue, y traída en diciembre de 1877.

En mil ochocientos setenta y nueve, tuvimos un invierno extraordinario, muy pesado y riguroso; desde el día de Todos los Santos hasta el  1º de mayo no pudimos hacer nada en el campo. El trigo que no habían sido cosechado  temprano se pudrió casi todo bajo la nieve, no estando la tierra helada. El dieciséis de junio se ordenó una “corvée” para ir a levantar la nieve del pasto lo que fue imposible; a las nueve horas los obreros se vieron obligados a retirarse muy mojados. No hemos podido llevar las vacas al prado hasta la fiesta de  San Pedro. El gran calor llegó luego de que los pastizales  quedaron al descubierto lo que los hizo casi estériles para todo el resto del año. La cosecha de este año fue triste en todos los cultivos.

En mil ochocientos ochenta y uno, el 7 de junio, una peste trajo un perjuicio considerable a los trigales. Luego, la gran sequía estropeó el resto.
En mil ochocientos ochenta y dos, a principios de junio, una gran helada hizo un mal considerable en los trigales de las montañas, especialmente a todo lo que estaba más avanzado.
El mismo año, el catorce de septiembre, la hierba de las papas se congeló toda, lo que trajo mucho perjuicio. El quince cayó un pie de nieve.

1883, el primer día del mes de mayo, la trigésima primera compañía alpina hizo su entrada en Bardonnêche para ser allí una guarnición estable; trabajaron para hacer un barrio del  depósito central del taller.
En mil ochocientos ochenta y cuatro, en el curso del  mes de enero, no había nada de nieve, el tiempo estaba tan hermoso que hemos trabajado varios días en la “corvée”, adoquinando el  camino de Reuil a Rochas que  estaba en muy mal estado.

En el año 1889, el 8 de octubre, una gran desgracia ocurrió ena la comuna de Rochemolle, 43 casas se quemaron y todas las cosechas estaban levantadas.

En 1896, tuvimos un año muy lluvioso, apenas pudimos levantar las cosechas y el tercer domingo de octubre llegó la nieve, una gran cantidad, cuando todavía había que levantar toda la avena, la cebada y el segunda cosecha de heno. Fue necesario recogerlos de debajo de la nieve como se pudo y levantar la nieve para recoger las papas; una gran cantidad quedó bajo la nieve hasta la primavera.

En 1897, el grano se perdió todo debido a la gran cantidad de nieve que había y que la tierra no estaba helada. Estuvimos obligados a volver a sembrar en la primavera todos los campos para tener una buena cosecha de heno. El trigo se dio a 8# 50 céntimos el setier..
El mismo año de 1899 hicimos el entubamiento en hierro para la fuente: 863 kilogramos de tubería a 49 céntimos el kilo que nos ha costado 388# 35 céntimos más, además gastamos para el transporte por vía férrea y otras cosas, 19 fr 78 céntimos, sin contar las jornadas para colocarla. Y Garnier  Maximim y Vallory Maximin del Reuille pagaron la mitad cada uno. Hicimos este trabajo en el mes de octubre de 1897; mejor podríamos haberlo hecho en madera. Nos supuso hacer este gasto que ascendió a 408fr 10céntimos.

(1) “corvée”: Jornadas de trabajo colectivo debidas a un señor (hasta 1789). Más adelante, se refiere a los trabajos reglamentarios que se imponen a los miembros de una comunidad municipal para realizar tareas que hacen al bien común.


Traducción
Rochemolles, Buenos Aires.
Josefina







Home